lunes, 7 de julio de 2008

Saco de mi cartera, una tarjeta y ficho ...

Y otra vez he vuelto al trabajo, otro verano más que la campaña del bonito me reclama. No me extraña que los trabajadores, después de tres semanas o un mes de vacaciones se depriman y tengan la sensación de no haberse ido nunca. A mi me pasó y estuve fuera cinco meses. Empecé el martes y después de media hora era como si nunca hubiera dejado de ir allí. Para colmo, el domingo se abrió y allí me pasé toda la tarde. Lo que me consuela ahora es que mañana ... ¡¡DESCANSOOOOO!!

Cambiando de tema, acaban de traerme "Crepúsculo", primer libro de una saga de la que no he oido más que buenas palabras. El argumento pinta bien así que, cuando acabe "La elegancia del erizo", puede que me ponga ya con él, aunque tengo una buena torre de libros pendientes de lectura.

Ahora me voy a cambiar que el deber me reclama. Esperaré ansiosa las siete de la tarde como primera meta: la hora del café y después, a ver si llegan rápido las diez para venir corriendo a ver CSI. Auguro una tarde bastante aburrida pero, como todo, llegará su fin, jejejeje.

2 gotitas:

R.M dijo...

Animooo! Que no se diga que no es "bonito" trabajar, jajaja.

Besitos

CGR dijo...

"Bonito" juego de palabras el tuyo, jejejejje