sábado, 25 de octubre de 2014

De paseo por Oviedo

Con la capital del Principado en plena ebullición por la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, parece este el mejor momento para recordar aquel paseo que nos dimos hace un mes por sus calles y mostraros alguna de las fotos que hicimos.
Empezamos delante del Caserón de la Universidad, en la Calle San Francisco, donde encontramos esta estatua en bronce de Manolo Hugué llamada Mujer Sentada que el artista creó en 1930 aunque el Ayuntamiento no la colocó en este lugar hasta 1996.
Muy cerquita de allí, en la Plaza Porlier tenemos El Regreso de Williams B. Arrensberg más conocida como El viajero, de Eduardo Úrculo, también en bronce y de 1993.
A poco más que caminemos nos encontramos en la Plaza Alfonso II El Casto donde está la Catedral de San Salvador, edificio gótico que empezó a construirse en el siglo XIII y se terminó en el XVI.
Frente a la Catedral, la Regenta, homenaje al personaje principal de la primera novela de Leopoldo Alas "Clarín".
Después de pasarnos por el Museo de Bellas Artes para descubrir que era su día de descanso (nuestro gozo en un pozo...) aparecimos en la Plaza de Trascorrales, no por casualidad, íbamos allí a visitar la exposición de Tino Casal... pero de esto hablaremos en otra parte...
En dicha Plaza está el Vendedor de Pescado, escultura en bronce creada por Llonguera.
Y, frente a aquel, la Pescadera, otra escultura en bronce, en esta ocasión de Sebastián Miranda.
Ya de vuelta, camino a la estación de autobuses, pasamos por la Plaza de la Escandalera para visitar a la popularmente conocida como La Gorda de Botero aunque su nombre oficial sea La Maternidad. No exenta de controversia, es uno de los lugares de visita obligada en la ciudad.
Unos pasos más allá, delante del teatro Campoamor aparece Esperanza caminando, escultura en bronce de Julio López Hernández que representa a una joven estudiante que camina distraída cargada con sus libros y libretas. 
Tras ella, como ya he dicho, El Teatro Campoamor fundado en 1892.
Y por último, bajando un poquito la calle el Culis Monumentalibus, conocido popularmente como El Culo de Eduardo Úrculo y que representa pues eso mismo que su nombre indica, un enorme trasero.
Esta es solo una pequeña muestra de la gran cantidad de esculturas y estatuas que salpican toda la ciudad.
Y para finalizar ¡que mejor que comernos un gran helado! Creo que nos lo merecíamos ¿no?


12 gotitas:

Candela. dijo...

No viste la estatua de Quino? vuelve! vuelve!!

Candela. dijo...

vuelveeee, Geno vueeeeveeeeee

chema dijo...

oviedo es bonito también. qué guapas las dos hermanas en la foto!!

Zelgadiss dijo...

A mi el culo me ha dejao muerta... <3

Geno dijo...

Jajajajjaj la estatua es de Mafalda y no, no la ví porque la colocaron esta semana y yo fui hace un mes. Pero sí, volveré a hacerme foto con Mafalda, Woody Allen y tantas otras que quedan
Pero es más bonito Gijón :-P jajajaja ¡Gracias, Chema!
Muerta te deja como te caiga encima, Zel ¡pedazo culo! Después de ver este nunca más diré que el mio es grande jajajajajaj

Merchi dijo...

Preciosas todas las esculturas como precioso es Oviedo. Ah, y vosotras también, jejeje... ¿Estaban buenos los helados? Besitos, guapas.

Geno dijo...

¡Gracias, Merchi! Buenísimos, el mio de Philadelphia con fresas y el de mi hermana avellana y vainilla :-P

Zelgadiss dijo...

Helado de philadelphia suena muy bien!!! :-O

Geno dijo...

Buenisimo, te encantaría ¡fijo! :-P

Bertha dijo...

Ala muy bonito, las fotos geniales, y la cara de felicida no ahy quien los la quite...jejeje

momentoparapensar dijo...

Bonitas fotos y guapísimas vosotras.
Besicos.

Geno dijo...

Pasamos una buena tarde Bertha jejeje
Gracias, momentoparapensar