lunes, 14 de junio de 2010

La puerta (mini-relato)

A la niña le encantaba visitar el caserón del pueblo donde vivían sus abuelos. Era de esos edificios grandes que uno piensa que solo existen en las películas pero no era así. Sus habitaciones amplias de techos altos con decoraciones estrambóticas invitaban a la imaginación a viajar e inventar mil historias. Aunque hacía varios años que sus abuelos solo habitaban en la planta baja, a la niña le encantaba escaparse al primer piso y recorrer una a una cada estancia. Todas salvo aquella puerta que siempre permanecía cerrada, una puerta diferente del resto, misteriosa por lo que escondería tras ella. Podía pasarse horas frente a ella, mirándola fijamente, intentado traspasarla y otear al menos un poquillo de lo que ocultaba. Siempre intentaba abrirla, girar aquel pomo pero siempre se le resistía. La cerradura permanecía inquebrantable y por más que intentaba sonsacar a su familia sobre el porqué del secretismo, acababan cambiando de tema. Y su mente no dejaba de dar vueltas respecto al tema ¿escondería un gran tesoro? O quizá ¿algún prisionero? O puede que fuese una entrada a un mundo fantástico como había visto en aquella película.
Sea lo que fuese la niña no se cansaba de especular y esperaba ansiosa cada visita con la esperanza de que aquella fuese la definitiva, la visita en la que descubriría qué se ocultaba tras la puerta misteriosa.
Geno M.

26 gotitas:

cloti dijo...

No me lo puedo creer ¡no nos dices lo que había detrás de la puerta! XDD
Muy bueno, Geno, intrigante.
Bssssssss
Cloti

Candela dijo...

Probablemente un monton de polvo, XDDDDDd

Candela dijo...

me apunto.

Geno dijo...

Jo, Cloti, no es culpa mia, es la niña que no fue capaz de abrir la puerta.
Hombre, Candela, pues no se si habrá polvo, el que la puerta estuviera cerrada no quiere decir que no entrara nadie nunca... XDDD

Candela dijo...

Entonces es la camara del amor de los abueletes... cama grande, luces rojas, espejo y licor a tutiplén...

Geno dijo...

Hmmm, pues a lo mejor... quien sabe... ;-)

Ada dijo...

Lo mejor es no saber qué hay detrás de una puerta cerrada y quedarse con el misterio... Muy chulo, me ha gustado mucho, Geno!

Geno dijo...

Misterio, misterioso, Ada. Me alegro que te guste.

Bertha dijo...

JAJAJA, MUY BUENO?

Me a gusto la historia, pero tiene razon Cloti.
¿quieres abrir ya esa puesta?
que me estoy mordiendo la uñas y voy a tener la manos muy feas.

Cande no nos mates la curiosidad.

Es una sala de torturas, que tienen los abuelitos, para las que se porte MAL,jejeje.

Geno dijo...

El cuarto de los ratones, como Zipi y Zape, jajajajaj

Zelgadiss dijo...

Es mejor que esa niña no la abra porque pueden pasar dos cosas: que no esté preparada para conocer la verdad que se esconde tras la puerta o que se lleve una decepción, en cualquier caso es preferible permanecer esperando e inventando miles de posibilidades. Jejejeje

Me ha gustado el pequeño relato.
;-)

Geno dijo...

Pues sí, Zelgadiss, a nada de imaginación que tenga, la de historias que se le pueden ocurrir XD

Elphaba dijo...

No se debe forzar las puertas, sino aprovechar a pasar por ellas rápidamente cuando te las encuentras abiertas, no? jejeje.

Mucho estabas tú tardando en poner a Nino en tu territorio... ;)

Geno dijo...

Es que no veas lo que tardé en encontrar un gif que me molara totalmente y ahora no descarto poner otro que tengo ahí en la recámara...jejejejje

chema dijo...

me ha encantado el relato, geno. uno siente una mezcla de curiosidad y miedo por lo que pueda esconder una puerta que ha estado cerrada tantos años...
un consejo para la niña: si logra abrir la puerta, que la deje abierta durante unos cinco minutos antes de entrar, para que entre aire fresco. :D

anele dijo...

Buen relato.
Ahora nos dejas con la intriga, que mira que te gustan los relatos sin final cerrado, je, je.

Geno dijo...

Sí, Chema, quizá no esté mal ventilar un poquillo antes, jejejje.
Tienes razón Anele, me gusta dejaros con la intriga y vuestra imaginación volando.

Perín Meison dijo...

Todos tenemos esa puerta por ahí,pero no la capacidad de síntesis para contarlo.Qué envidia-cochina-marrana que me das!!:-)))

QUé gracia lo de la "cámara del amor",Candela,jaja!!

:-)

Claire dijo...

Muy chulo el relato!
A mi mola que hayas dejado la intriga y no sepamos que hay detrás de la puerta! Hay un sinfín de posibilidades... jejeje

Geno dijo...

Ye todo ponese, Perín, pero es que tú ¡no te pones!
De eso se trata, Claire, que dejeis volar vuestra imaginación ;-)

Rousi dijo...

Me ha gustado mucho. Con que poquito empieza una a crearse un montón de historias.... (como la niña mientras no pueda abrir esa puertaaaa...)

martmas dijo...

Apunto estuve de darle a refrescar la página, que pensé que no me lo había cargado entero...
¿De verdad que no nos vas a decir lo que hay detrás de la puerta?
¿Ni una pista?
¿Habrá segunda parte?

Geno dijo...

La de cosas que se te podrían ocurrir a ti, Rousi, ajajjaaj.
Pues en principio, Martmas, lo dejo a vuestra imaginación pero nunca se sabe... ;-)

mansi nishi dijo...

que relato más chulo! me has dejado con la intriga!! me ha gustado mucho tu blog! me gustaría si tuvieras un ratito si te apetece te pases por el mio y si te gusta, pues nos enlazamos y leemos!

gracias y saludos!

Geno dijo...

Hola mansi nishi, me alegro que te guste mi rinconcito. Sube por aquí cuando te apetezca. Voy a darme una vueltecita por el tuyo

mansi nishi dijo...

pues gracias por pasarte! te sigo y nos vamos leyendo!

saludos!