martes, 27 de enero de 2009

Escondido...

¿Acaso no piensa marcharse nunca? Desde mi escondrijo, debajo de esta cama maloliente, veo sus piernas reflejadas en el espejo del armario. Permanecen quietas, impasibles. Quizá espera a ver si se me acaba la paciencia pero no lo conseguirá. No pienso salir. La última vez me engañó con su dulce voz, con su palabrería. Prometió no hacerme daño pero aún me resqueman sus golpes por todo mi cuerpo. Y esta vez no va a ser diferente. Lo sé. Si permanezco aquí unos minutos más se tendrá que marchar y cuando vuelva, a la noche, todo habrá cambiado. Me necesitará a su lado para relajarse. Le encanta acariciarme el lomo mientras ve la tele. Ya no se acordará de las cortinas nuevas que he arañado y rasgado. Lo intento pero no puedo evitarlo. Soy un gato y es mi naturaleza, el instinto, a veces, puede conmigo...

18 gotitas:

BLAS dijo...

Pobre gato... A mí mis "peludos" también me hacen cada putada (perdón, pero es que son auténticas...), pero solo les castigo del modo preceptivo para que no lo vuelvan a hacer. Soy incapaz de ponerles la mano encima para hacerles daño porque sí. No soporto el maltrato de inocentes en general, ya sean niños, ancianos, mujeres, incapaces, animales... Me parece denunciable y de condena máxima. Además, el arrepentimiento posterior es lo clásico de los maltratadores, sean cuales sean. ¿Por qué no consiguen pensárselo antes en lugar de después? Y si no lo consiguen solos, que se busquen ayuda. A mi no me vale lo del arrepentimiento posterior.

Candela dijo...

¡Miaoooo!

CGR dijo...

Desde luego que no sirve de nada arrepentirse cuando el mal ya está hacho, Blas, tienes toda la razón. Ha y maneras y maneras de castigar y hacer entender sin tener que llegar a la paliza.

chema dijo...

pobre animal... si tienes un gato, ya sabes que corres riesgos como ése, está en su naturaleza. para maltratarlo, mejor que no lo tengas.
lo de "Me necesitará a su lado para relajarse. Le encanta acariciarme el lomo mientras ve la tele." es muy revelador. tener un gato como 'intrumento' de relajación no denota mucho amor por los animales.

CGR dijo...

Asustaillo lo tenía al pobre!

Inma dijo...

No pego a mis animales por principio, pero a Bamba le está costando un mundo acostumbrarse a dejar sus cosas donde debe. A veces la mataría.

CGR dijo...

Como un niño pequeño, jejejeje ¡Ya se acostumbrará, pobre!

R.M dijo...

Pobre gato!! En esa casa está claro kien ostenta el rol de ANIMAL!!
Besos

CGR dijo...

Y no es el que está escondido, desde luego...

Bertha dijo...

Yo no he tenido gato en mi casa, pero cuando era pequeña si, pero como era una terraza, ivan por donde querian, mi hermana mayor tiene dos, cuando los riñe, la miran y me dice: ¿parece que me estan escuchando?, pero pegarles no.

CGR dijo...

Hay maneras de castigar sin necesidad de pegar, por supuesto

MJ dijo...

Desde luego esta entrada se merece un premio... pues cualquier maltrato tanto fisico, como psicologico a personas o animales, es de INHUMANOS... yo he tenido dos perros un en casa de mis padres y otro en casa y ahora que no esta la añoramos de tal manera, que no pasa un dia sin que hablemos de ella como estuviera aun con nosotros, sobre todo mi hija mayor que fue la que mas la disfruto....
Dan tanto y piden tan poco...

CGR dijo...

No cabe duda que acaban formando parte de la familia. Para tratarlo mal, mejor que no se tenga ¿no?

Riesgho dijo...

Pobre bichillo. No me gustan mucho los gatos (son sibilinos, jeje), pero ningún animalillo se merece llevarse palos. Mis peces no dan nada de guerra y mis periquitos no callan ni afogandolos. Mi marido me amenaza con echarlos un día a la cazuela. Son muy sucios y ruidosos, pero a mi me encantan, aunque a veces les riña por pelearse. Les amenazo con retorcerles el pescuezo, pero juro que no lo voy a hacer, jeje
Pasate por mi blog que de nuevo hubo reparto de galardones :P

Besinos.

CGR dijo...

Es lo que tienen los gatos, que van a su bola, jejejeje.
Me voy rauda y veloz a visitarte, jejejejje

KIRA dijo...

Geno, pasate por mi blog te he dejado un regalito....
http://teestoyhablandodeamor.blogspot.com/
BSTS

SONY dijo...

Yo a mi perro (que D.E.P. el pobrecillo) cuando hacía algo mal, le tiraba de la oreja y os aseguro que mucho daño no le hacía, pero antes casi de que le pusiera la mano sobre ella, ya se estaba quejando...
No sabía nada el colega....

CGR dijo...

Uff, no saben letra ni ná, solo de verte el gesto... jejejeje