lunes, 1 de septiembre de 2008

Ya se que no traigo receta...

LA RECETA (53º Albanta)
-"Venga, hombre, que más te da" – suplicaba Miguel al Doctor Saenz – "Dame al menos una para ir tirando unos días. El farmacéutico ya no se fia de mi y ahora ¿tampoco tú? Vamos, hombre que hace años que nos conocemos"
-"Pero Miguel, hace apenas dos días que te dí dos recetas para tu medicina ¿Se puede saber que has hecho con ellas?" - replicó el doctor
-"Te lo acabo de decir, las he perdido" – respondió Miguel con cara de pena
-"Venga ya ¿de qué vas? Es la misma excusa que me has puesto las últimas cuatro veces que has venido por recetas y ya no cuela"
-"Pero es que es verdad" – Miguel ya no sabía que argumentar para convencer al doctor – "¿O que crees? ¿que me dedico a traficar?"
"No se, dímelo tú"
Mientras en la consulta del Doctor Saenz se desarrollaba este dialogo, en un recóndito lugar entre el paño y el forro de la chaqueta de Miguel, se desarrollaba este otro con unas cuantas recetas de tranquilizantes como protagonistas.
-"¿Alguna de vosotras me puede explicar que pasa ahí afuera?"
-"Pues lo de siempre: Miguel llora porque nos ha perdido y el doctor se niega a darle más"
-"Pero, no nos ha perdido, estamos aquí"
-"Vaya, tú eres nueva ¿no?"
-"Pues supongo que sí, llegué aquí hace dos días"
-"Claro, claro, de las últimas. Verás, yo te explico. Hace más o menos un par de meses que a Miguel se le hizo un agujero en el bolsillo de la chaqueta pero como es tan despistado y descuidado aún no se ha dado cuenta así que viene al médico, este le da un par de recetas que Miguel guarda en dicho bolsillo pero ¡claro! Cuando nos va a buscar no estamos y piensa que nos ha perdido"
-"Bueno, yo vine hacia aqui porque me llamasteis"
-"Claro. Yo fui la primera en llegar y me colé sin querer. Cuando llegaron las siguientes llamé su atención para que me ayudaran a salir y en lugar de eso se metieron ellas también así que después nos hemos ido reuniendo todas aquí"
-"Pero, ¿no podemos hacer nada para ayudarlo?"
-"Pues me temo que no. Al principio me planteaba buscar una solución para salir de aquí pero ahora nos hemos juntado un grupito bastante guapo y seguro que nos lo pasaremos mejor aquí que en un cajón de la farmacia atadas con una goma"
-"No si eso seguro … no se está mal aquí, solo que Miguel necesitará las pastillas que podemos conseguir"
"-No, no te creas, realmente esos tranquilizantes no le solucionan nada. Es más bien algo psicológico y además, si el doctor lo ve muy mal acabará dándole un botecito y santas pascuas"
-"Sí, sí, siempre y cuando no se le ocurra meterlo en este bolsillo"

6 gotitas:

Inma dijo...

Miguel...hijo.... rebusca en la chaqueta. No sé....hum... me recuerdas a uno que yo conozco.

Geno dijo...

Jajajajaj, seguro que sí, más de uno habrá

R.M dijo...

y mas de dos, jeje

Geno dijo...

...no lo dudo jejeje

chema dijo...

tal vez lo del agujero en la chaqueta simbolice la dependencia que pueden crear ciertos medicamentos y cómo llega un momento en que tu cuerpo se habitúa a ellos y ya no te hacen nada... quién sabe, igual me estoy montando una historia y el relato no tiene nada que ver con eso, jajaja.

Geno dijo...

Bueno, bueno, tampoco vas muy descaminado porque algo de dependencia hay. Por otra parte, me encanta que les encontreis trasfondos a mis escritos, jejejeje