jueves, 12 de septiembre de 2013

Rescatando relatos: El terror más profundo

De repente despertó. Abrió los ojos y pensó: “Caray, que oscuro está esto, debe ser noche cerrada aún”. Intentó moverse pero notó algo raro “¿Dónde estoy? Esto está muy duro para ser mi cama. Jajajajaja, a saber donde he acabado” Intentó hacer memoria y empezó a recordar:
“Sí, ayer salimos y después de recorrer todos los bares de la zona creo que Inés nos invitó al jardín de su chalet. Recuerdo haber seguido bebiendo… joer, no me extraña este dolor de cabeza que tengo … ¿cuánto habré bebido al final? … para, para, que me estoy despistando…a ver. Pusimos música… ¿bailamos? … ¡¡ufffff!! Ya no me acuerdo de más. Si pudiera ver qué hora es”
Entonces intentó estirar el brazo derecho para tantear a ver si encontraba una mesilla de noche con una lámpara o algo similar, pero su mano chocó contra lo que él creyó que era una pared, a pocos centímetros de su cuerpo. Probó con el izquierdo pero… ¿Qué era aquello? ¿Otra pared? ¡Demonios! Si también tenía un techo a poca distancia de su nariz.
Su corazón empezó a acelerarse y sus nervios se alteraban por segundos. Se tocó el cuerpo.
“Muy bien, llevo la misma ropa que llevaba ayer cuando salí de mi casa. Piensa, Nico, piensa … bolsillo derecho del pantalón … a ver … sí, unas monedas. Entonces en el bolsillo izquierdo … ¡¡Sí, aquí está!!” – pensaba mientras sacaba del bolsillo izquierdo de su pantalón un mechero que llevaba “por si alguna tía buena se acerca a pedirme fuego” puesto que él no fumaba.
Asustado, ya que no sabía lo que iba a encontrarse, encendió la pequeña llama y …
“¡¡UN ATAUD!! ¿Estoy metido en un ataúd?”
Su corazón empezó a latir más fuertemente aún y un sudor frío empezó a recorrerle el cuerpo a la vez que inútilmente intentaba levantar la tapa. No se movía. Empezó a gritar, fuerte, pero parecía que nadie le oía …
De repente despertó. Abrió los ojos y vio todos sus amigos rodeándole y mirándole con cara de preocupación. Y les oyó.
“Mirad, mirad, por fin se despierta, está abriendo los ojos, ¡joer, tío! vaya susto nos has dao y encima esos gritos ¿por qué gritaste así?”
Le contaron que, bailando, se había subido a una mesa del jardín y, no saben si por efecto del alcohol o porque había resbalado, aunque sería un poco de todo, se había caído dándose un golpe en la cabeza. Había estado inconsciente unos cinco minutos que para él fueron los peores cinco minutos de su vida.

Cuando Nico les contó lo que había sucedido en su cabeza en esos minutos de inconsciencia sus amigos le decían “Bah, solo fue un sueño, un mal sueño” Pero para él fue algo más, algo que lo marcó de por vida, una pesadilla horrible que ha hecho que solo el pensar en subirse en un ascensor o entrar en cualquier pequeño reducto sea para Nico su terror más profundo.

12 gotitas:

chema dijo...

qué bueno!! un relato divertido y que por momentos también da un poco de miedo, jeje.
comprendo al protagonista. quedarse encerrado en un ascensor no mola nada, doy fe. ;)

Zelgadiss dijo...

Mae mía, con qué sensación más mala en el cuerpo se tuvo que despertar ese pobre chico. o_O

Geno dijo...

Refleja un poco uno de mis terrores, no es tan grave como para asustarme subir en ascensor (si no, viviendo en un sexto ¡pobre de mi a veces! jajajaja)pero sí me dan un poco de reparo los espacios estrechos y cerrados.
Me alegro que os guste ¡gracias!

Merchi dijo...

Qué sensación más horrible, solo de pensarlo me da escalofrios. Siempre que he visto una película con una situación así me he dado una angustia enorme. Afortunadamente ahora te pueden incinerar, jeje.. :)

Geno dijo...

Jajajja, totalmente de acuerdo contigo en todo, Merchi

Candela. dijo...

con lo claustrofobica que soy, no habria durado ahi ni dos segundos, jajjaa. Muy al tiempo con el ultimo capítulo de The Following que vi la semana pasada

Geno dijo...

Pues yo mucho no lo soy pero lo del "enterrar vivo" siempre me ha causado mucha ansiedad, solo de pensarlo... ufff se me ponen los pelos de punta y cuando veo alguna peli o algo sobre el tema lo paso fatal

anele dijo...

Qué angustia!!

Geno dijo...

Jeje, de eso se trataba

momentoparapensar dijo...

Ufff... que angustiosos minutos. Una pesadilla que no quiero tener...
Besicos.

Geno dijo...

Yo tampoco, te lo aseguro jeje

Bertha dijo...

OH que horror, yo si me despertara en un ataud me da un ataque de panico...pero como una pesadilla, no se no se, seguro mi corazon estaria a mil por hora; tu historia/relato mea gustado aunque un poco de miedo si que me a dado.