domingo, 28 de abril de 2013

Love it or list it

Hay programas que me dejan totalmente hipnotizada y enganchada a la televisión y no acierto a saber porqué. Desde luego no será su calidad cultural ni nada por el estilo. Y no estoy hablando de "realities" como Gran hermano o Supervivientes, que también me pasa, aunque me dejo un poquito más, si no a esos que llenan la programación de cadenas como Mtv o Divinity en los que le cambian el estilo a alguien, las novias buscan el vestido para su boda o un millonario, esposa. También los hay de padres que quieren que su hijo/a cambie de novio, de madres adolescentes o de cualquier cosa que se os ocurra. De todos estos procuro huir a golpe de mando a distancia antes de quedar prendida porque considero que puedo estar haciendo cosas más interesantes que perder el tiempo con esas historias pero últimamente hay uno del que no puedo escapar: Love it or list it, conocido aquí como Tu casa a juicio.
Esta es una serie canadiense que dedica cada capítulo a una pareja que quiere reformar su casa o en su defecto, mudarse. Y aquí es donde entran en juego sus protagonistas:
Love It or List It (TV show) Hilary FarrHilary Farr es una diseñadora cuyo cometido será reformar la casa de los solicitantes con el fin de que se queden a vivir en ella, es decir, que la amen (love it). Junto a ella, un equipo de trabajadores como la diseñadora Desta o los contratistas Eddie y Fergus que llevarán a termino los cambios programados, siempre y cuando sean posibles.
David Visentin es un agente inmobiliario que se ocupará de buscarles una casa que cubra todas sus necesidades con el fin de que se muden (list it).
Cada uno tendrá que ceñirse a un presupuesto y a una lista de exigencias que deberán cumplir lo mejor que puedan con el fin de ganar el reto.
Terminada la reforma y visitadas varias casas las parejas tendrán que decidir si se quedan o se mudan ¿El premio para el ganador? El perdedor le invita a un Martini... además del honor y la honra, claro. 

8 gotitas:

Cloti Montes dijo...

Estuve viéndolo con mi hijo a principios de curso, hasta que nos aburrimos de que repitieran episodio tras episodio. Yo creo que tienen veinte, no más.
Ah, y alucinamos con los precios de las casas!!!!!!
Bsssssss
Cloti

Bertha dijo...

Si que lo he visto, solo vi uno completo y algunos pero ya no enteros; algunas de las reformas que hace ella estan genial, aprovecha todos los espacios y les aconseja de muchas cosas que les va a ir mucho mejor, encanbio el hombre, me parecionun pelin repipi, pues cuando se quejavan las parejas, le daba mucho coraje aunque insistia, jejeje.

anele dijo...

Nosotros también estuvimos enganchados, hasta que comenzaron a repetir episodios y nos acabó cansando la fórmula: uno quiere quedarse, el otro mata por irse y no hace más que poner pegas a las ideas de Hilary, la 1ª casa que les muestra David es horrible, la segunda ya mejor y la tercera les encanta... siempre igual.

Pero me encantan las casas que salen y cómo les sacan provecho a estancias que ni te imaginas que se podrían reformar así. Y entonces comparo con la mía y me deprimo :(
Yo quiero que Hilary se pase por mi casaaaaa!!!!

Las series de este tipo que ponen en los nuevos canales son bastante llamantivas. Otro que me encantaba era el de los cazasubastas, el del italiano de las tartas... como dices, mejor apagar la tele para no engancharse.

Merchi dijo...

Yo también los estuve viendo al principio de mi reposo, ignoro si era la primera, segunda o tercera temporada porque nunca los había visto antes. La verdad es que me gustaba porque hay que ver las cosas que hacía ella con las casas viejas y las casas que enseñaba él, ufff... Pero como dicen por aquí arriba, te repiten tantos los episodios que al final te cansas. Además, me resultaba un poco pesado eso de que ella siempre tuviera problemas con el dinero que le daban y tuviera que dejar algo sin hacer, al igual que él al principio suele cabrear a los dueños con casas que no son de su agrado, en fin, todo tan repetitivo que ya te lo esperas. Aún así, sigo pensando que mejor ver este programa que otros que pululan por ahí. Besitossssss

Zelgadiss dijo...

Dios mío, creo que llevo demasiados años viviendo fuera de España (y lo que me queda, espero, jejeje), porque es que no me suena de nada este programa. o_O

Yo solía ver uno hace tiempo que echaban en no sé qué cadena, era americano también, que se llamaba algo así como "extreme makeover: Home nosecuantos" que era de reformar casas que estaban en unas condiciones terribles, normalmente lo hacían en 1 semana, mandaban a la familia de vacaciones esos días y les reconstruían las casa, que siempre quedaban de p*ta madre. Normalmente escogían a familias con hijos que tenían enfermedades raras o personas que eran pobres y realmente no podían arreglar la casa aunque se estuviera cayendo a pedazos. Todo muy dramático, que eso vende mucho. Creo que había uno también que se llamaba igual "extreme makeover" pero era para "arreglar" a gente que estaba fatal de lo suyo, que les ponían dientes y todo si les faltaban y les hacían adelgazar y les cambiaban el estilismo, pero me gustaba más el de las casas cuchitriles. ^_^

Geno dijo...

Pues parece ser que la semana pasada empezó una nueva temporada, o al menso anunciaban nuevos episodios pero son a las 8 de la tarde y no es mi hora televisiva asi que esperaré a que los repitan aun horario más asequible para mi jajajjaja.
Ese de reformar casas que dices, Zel, tuvo su versión española ¿no? Lo presentaba (o presenta, no se si sigue saliendo) Jorge Fernández. Alguna vez he visto trocitos y me da que es como lo que tú dices.

Elphaba dijo...

Yo me tragué los de las casas destrozadas y los de la gente que se hacía cambios radicales y se ponían dientes nuevos.
Debo decir que me alucinaba lo grandísimas que eran las casas, aunque a veces los diseños eran bastante horteras. Había cada habitación de niños....
Y el de arreglar personas, pues a veces vale, algún detallito ayudaba bastante y era razonable, pero otras realmente eran unos cambios que me daban muy mal rollo.

Esto de la reforma o la mudanza no es mala idea, pero lo que comentáis, que luego siempre repiten los mismos y las fórmulas están muy trilladas. Se ve todo muy falso y con los hilos demasiado a la vista.
Eso sí, que me reformen lo que quieran!

anele dijo...

Sí, conozco el programa que comenta Zelgadiss, ¿no era el del autobús? se lo plantaban delante, tapando la casa y en el momento cumbre todos gritaban a una que se quitara el autoús (muy americano, vamos). Menudas casas les fabricaban.