viernes, 20 de junio de 2008

Tell me more, tell me more ...

En mi pequeña calle sin asfaltar había un local de reunión de cierto partido político, ahora en el Gobierno. La parte de delante la ocupaba un bar donde vendían las cebolletas en vinagre más ricas que he comido en mi vida y en la parte de atrás, los viernes creo recordar, con una pantalla y unas cuantas sillas, montaban una sala de cine, donde nos reuniamos niños y padres del barrio a disfrutar de una película. Y ahí, con unos nueve años, ví "Grease" por primera vez. Me encantaron las canciones, los bailes y el argumento, esa historia de amor. Me encantó Sandy, en camisón por el jardín confensando "I'm hopelessly devoted to you". Al poco tiempo volvieron a proyectarla y salí muy enfadada de allí puesto que habían cortado ese momento, mi favorito.
Ahora este musical cumple 30 años y no voy a decir que la haya visto 30 veces, pero tampoco serán muchas menos. El domingo pasado la emitieron por la televisión y no pude evitar conectar de vez en cuando con ella para ver algún trocito.

2 gotitas:

Perín Meison dijo...

QUé tiempos aquéllos en los que había "Cine de barrio" total.También yo veía pelis en la Asociación de vecinos.De ahí guardo el recuerdu de ET (Aim chorrin,pero,pa ser fina,no me gusta esa peli) y otres tantes.Ye algo que se va recuperando,pero no ye igual y,sobretó,no se entera la gente mucho,jeje.Cómo molaba,recoña.
Lo que Eugenio-Cuéntame llamaba "Cineclús" en la Parroquia :).

CGR dijo...

Solo que en mi caso, en vez de ser en la parroquia era en esta especie de sede del PSOE que había en mi calle, jajajjaja